Soy Mariela Jiménez y soy miembro desde hace dos años del Capítulo BNI Diamante en la Región de Atizapán en el Estado de México y además soy embajadora del Capítulo BNI Vikingos, también de la misma región.

Hoy quiero contarles mi testimonio:

En el mes de agosto, por temas de peso, fui atendida por Loana Larrazábal, Meath Coach del Capítulo BNI Vikingos, quien al hacerme mi revisión me recomendó visitar a un endocrinólogo, pues ella percibía que podía tener alguna alteración de mi glándula tiroides.

En el mes de noviembre, durante una sesión de mi capítulo, Benjamín Aguilar, quien tiene un negocio de Bioenergía Piramidal, me solicitó apoyo para recomendarlo con mis clientes. Ante esto, le sugerí que me hiciera mejor un diagnóstico y tratamiento con su metodología y lo programamos para la siguiente semana. El día del estudio me recibió directamente Benjamín, me hicieron el escaneo de mi cuerpo y entré a una terapia maravillosa con la pirámide. Estuve en la sesión por más de tres horas y al final Benja me llamó para darme los resultados. Cuando revisábamos los diferentes sistemas, al llegar al Endócrino estaban todas las barras en rojo… puso una pausa y me dijo “traes algo en tu tiroides, por favor revísate”. Ante esto me dejó pensativa y con la primera sugerencia de Loana decidí que haría una cita para revisarme. Unas semanas después acudí al médico y al hacerme la revisión me hizo un ultrasonido y de inmediato identificó un nódulo en el lóbulo derecho de la tiroides. Me hicieron una biopsia y el diagnóstico fue que era un tumor maligno y había que operarme. Dos días después estaba con la cirujana planeando mi operación para extirparme la tiroides. Palabras de la doctora fueron: “es un milagro tu diagnóstico, no había manera de que te hubieras dado cuenta, sin síntomas, y además un tumor posterior que crecía hacía atrás haciendo imposible su detección de forma convencional”. El tumor estaba en etapas iniciales sin haberse propagado hacia los ganglios. Estoy en etapa de recuperación y de radiación. Pero el pronóstico es positivo y alentador.

Les quiero decir lo que le dije a Alejandro Obregón Monroy, Director Ejecutivo de BNI de la Región Atizapán: “Estoy viva gracias a BNI” ¡¡¡y así es!!!

GRACIAS BNI, GRACIAS BNI.

 

Categories: Artículos