José Luis Flores Carrillo es miembro de BNI desde hace cinco años y también es Director Consultor de BNI. Representa la especialidad de arquitectura con su despacho Flores Carrillo Arquitectos.

El año pasado realizó la casa principal de un rancho ecuestre en la zona de Salazar, Estado de México. Lo denominó: “Rancho Presa Salazar”. Fue un proyecto en el que participaron nueve miembros de su capítulo BNI Fénix y que le abrió las puertas para otro proyecto residencial en Ghana.

30 de enero del 2017 (hace casi 1 año). Di una referencia nivel 4 a Maribel Bernal de mi capítulo (BNI Fénix). Cabe aclarar que el producto que ofrece Maribel Bernal (Pella Windows) es muy bueno, muy complejo y, por ende, muy caro (termo acústicas de vidrio doble o hasta cuádruple).

Ella tiene vencimiento de membresía a finales de marzo, por lo que el año pasado la había percibido dudosa de renovar, pues no había visto en BNI la magia. Afortunadamente, las estrellas se alinearon desde un principio y tenía el cliente que requería su producto y que me permitía referenciarla con mucha seguridad. El valor total de la factura de la referencia que le generé fue por $739,781.19 MN. El anticipo llegó antes del vencimiento de su membresía y fue cuando cambió la visión y ha sido, gracias a este detonante, un gran elemento como miembro y muy comprometida. Su producto se comercializa para México a través de ella, pero la manufactura es en Des Moines, Iowa, EUA.

31 de mayo del 2017. Me manda un screenshot donde una persona muestra interés en mí y mi despacho.

La historia del screenshot es ésta: En la planta de Pella Windows está, a manera de visita, una persona invitada por un vendedor a conocer el producto e instalaciones para buscar verse beneficiados con su adquisición. Al final del recorrido por la planta, les comenta que le gusta la calidad, los beneficios, pero que considera que está creado ese producto para el tipo de arquitectura americana clásica, más conservadora. Para ese día, mi pedido ya estaba en fabricación y en las instalaciones tenían tanto mis planos, como las medidas del proveedor (Maribel) como de unos renders míos (previsualización de un proyecto por computadora).

Mi documentación sirvió para demostrarle a este posible cliente de Pella que el estilo y apariencia recaen en el diseño de un arquitecto y no por la apariencia de un producto.

Vio mi proyecto, le agradó mi diseño y me quiso contactar.

1 de junio del 2017. Ya habíamos intercambiado un correo de presentación y un poco de comunicación. Ese mismo día se interesó en conocer mis honorarios profesionales de diseño. Estuvimos intercambiando puntos de vista y en agosto le mandé un correo con mis honorarios basados en las pláticas sostenidas.

Agosto del 2017 a casi finales de noviembre del 2017. Las cosas se habían enfriado un poco y la ilusión también se había desvanecido prácticamente, no puedo negarlo.

23 de noviembre del 2017. Me vuelve a buscar, pues al parecer o no le llegó mi correo de honorarios o nunca lo vio y atendió, solicitándome mis honorarios profesionales. Yo ese día estaba viendo últimos detalles del proyecto que él vio en papel, por lo que le comenté que el día siguiente, le mandaba nuevamente el correo de honorarios y así fue.

Ese día, me notifica que está considerando venir a CDMX a verme, conocerme, explicarme los alcances y negociar y, después de esto, regresarse. Me comparte que no está en Ghana en ese momento, que vive meses allá y otros en Houston y precisamente en ese momento, ahí estaba, por lo que le resultaba factible y cómodo ir y regresarse el mismo día.

Ahí, con ese mensaje, hizo que la esperanza de consolidar esto resurgiera. Hacer lo que él me había propuesto, era una muestra clara de interés fuerte en mí y mi despacho, para ser analizado.

29 de noviembre del 2017. Llega a México, nos presentamos, nos conocimos, plasmó el brief, con qué buscaba que contara la casa. Le expliqué mi forma de trabajar y empezamos a negociar mis honorarios profesionales. Le propuse hacerle llegar ese mismo día mi mejor propuesta. Así fue y el aceptó. El acuerdo también era que yo le presentara un “anteproyecto” con una propuesta para que él pudiera formalizar esto.

26 de diciembre. Le envié la propuesta de diseño con 2 renders para previsualizar lo que le proponía.

Ese mismo día su respuesta fue: “OMG. Is amazing . Incredible. Astonishing. Well done” lo que me llenó de mucho orgullo.

El 1 de enero de 2018, a las 0:15 horas, tiene el gesto (él estando ya en Ghana, con 6 horas de diferencia), de felicitarme por el nuevo año y pedirme datos complementarios de mi cuenta, para seguir con el proceso de formalismo.

Lunes 8 de 2018. Recibo la notificación de una Orden de pago extranjera. No podía de la alegría y se lo compartí a Edgar Ramírez (mi Director Ejecutivo de BNI) a quien le agradezco que perciba mis éxitos como suyos por pertenecer a su región. Obviamente lo registré como GPNC y le hablé a Maribel para darle las gracias verbalmente.

Independientemente de todo lo anterior, de la historia de cómo se concretó esta referencia internacional para mi vía: CDMX, México, a Des Moines, Iowa, EUA, a Accra, Ghana, en África… El proyecto que hice, que fue el que le gustó por haberlo visto en papel y luego en fotos terminadas, fue resultado de apoyarme en miembros de mi capítulo. Mi resultado es la suma de los buenos resultados de miembros de BNI Fénix más mi trabajo… El valor total del proyecto fue casi $5´000,000.00 MN y mucho se quedó entre mis compañeros y yo.

 

 

Enero, 2018.

Categories: Artículos