Por José Luis Flores, Miembro del Capítulo BNI Fénix y Director Consultor de BNI de la región Naucalpan-Huixquilucan

Algunos beneficios que he vivido como Miembro de BNI Fénix:

Le dedicas el mismo tiempo de junta (los famosos 20 puntos) a que te escuchen 20 personas o a que te escuchen 60. ¡Es exponencial, porque a final de cuentas es el mismo tiempo y eres más escuchado! Eso para mí es una ventaja, porque si yo ya estoy comprometido con esa hora y media, siempre preferiría que sea un capítulo en el que escuchen más personas sobre lo que me dedico y también estar capacitándome en la especialidad de los demás.
Pertenecer a un capítulo grande es señal de que los miembros entienden la importancia de que haya muchos giros específicos o especialidades. En el caso de Fénix hemos trabajado mucho este aspecto. Nuestro objetivo es no tener un giro de abogado y que le llegue todo lo concerniente a lo jurídico, porque no sabemos si el mayor expertise que tenga el abogado sea de índole fiscal, penal u otro. En el momento en que empezamos a abrir giros muy específicos cada referencia es casi de éxito garantizado para el referido, porque si yo estoy teniendo un problema de índole penal y alguien me da una referencia con un abogado penal, seguramente me va a sacar del apuro. Pero si yo le paso una referencia a un abogado penal, para una cuestión de algo laboral o fiscal, seguramente él aceptará la referencia, por querer tener trabajo, pero no tendrá el expertise adecuado. En un capítulo grande se debe entender que hay giros muy específicos y eso hace mucho más rentables las referencias. Las referencias que llegan se concretan con más facilidad y todas las partes involucradas quedan satisfechas: el que refirió, el referido y el beneficiado.

Algo que también para mí es una cosa muy positiva es que un capítulo grande acaba teniendo equipos de poder muy amplios. Me acuerdo que llegamos a ser en Fénix más de 25 con especialidades concernientes a la construcción y eso hace que sea muy rentable. Yo agradezco estar en un capítulo grande como lo es Fénix porque encontré personas en las que ya delego muchas responsabilidades, porque también comparten esta mentalidad profesional y de compromiso. Yo ya puedo dedicarme a unas cosas y delegar otras a esos miembros que son especialistas. Muchas veces una referencia se acaba multiplicando. Yo, como arquitecto, si recibo una referencia interna o de algún cliente satisfecho, volteo al capítulo y le digo: tú impermeabilizas, tú pones cocina, tú pones canceles de un tipo, tú de otro, tú pones persianas, etc. Trabajamos como un subcapítulo dentro del capítulo.
Otros aspectos que hemos tomado en cuenta al ser un capítulo grande:

Un capítulo grande se vuelve un imán, empieza a ser una bola de nieve. Se tiene que trabajar más en un filtro de seguridad mucho más estricto y apegado a la metodología de BNI, ya que al ser un capítulo grande atrae a muchos tomadores de oportunidades (takers), y es gente que no se compromete con el capítulo.

En el Capítulo BNI Fénix algo que nos ha ayudado es la tecnología. Un secretario tesorero que tuvo el capítulo, dedicado al desarrollo de software a la medida, implementó un sistema que nos ayuda a administrar mucho más rápido, para no hacer cuello de botella en el pago del desayuno y el registro. Nos ha ayudado a que se vea mucho más profesional el capítulo y nos ayuda a llevar el orden de la junta.

Abril, 2017.

Categories: Historias